| Mano a Mano con Luis Di Giacomo

19/01/2022

La Vida es un Viaje

Conversamos con el Diputado Nacional Luis Di Giacomo, repasamos fragmentos de su vida, su trayectoria y su visión política.

La Vida es un Viaje

Luis Di Giacomo nació a mediados de la década del 50’ en la Provincia de Buenos Aires, precisamente en la localidad de Lomas de Zamora, aunque se crio y vivió en Avellaneda hasta finalizar su formación universitaria.

Hijo de inmigrantes italianos, su padre era albañil y su madre ama de casa, en la década del 70’ se inclinó por estudiar medicina. Comenzó en la Universidad  Nacional de la Plata sus primeros años de carrera, para luego finalizarla en la Universidad de Buenos Aires precisamente en el año 1978, obteniendo el título de Doctor en Medicina.

Durante sus años de universidad tuvo una activa militancia política. Los 70’ no le fueron ajenos, esa marcada década de apasionadas ideas y debates políticos lo interpelaron marcando su destino de por vida.  “Militábamos con pasión, sin pretensiones económicas, sin aspiraciones a ningún cargo, incluso arriesgando nuestra propia vida”, manifiesta Luis, cuando se refiere a esos años.

Luis Di Giacomo, sufrió en carne propia la dictadura militar, fue detenido y también perdió su trabajo. “Nunca me intereso hacer política con mi detención y con las cosas que me pasaron producto de andar en política en esos años, en definitiva era uno mismo quien decidía estar en política y correr esos riesgos”.

Luis llego a fines de los 70’ a nuestra provincia de Rio Negro. “Yo trabajaba en el hospital  público de Lanús, estaba recién recibido, nunca había venido a Río negro ni tenía conocimiento de sus localidades”. Recibió una propuesta de una empresa privada que venía a realizar la obra del “Canal Pomona-San Antonio” a la zona conocida como “El Solito”  ubicado en el cruce entre  ruta nacional 250 y ruta provincial 2.

Su trabajo seria temporal, solo por el mes de enero y a los efectos de realizar los estudios pre ocupacionales a los empleados de la empresa, y estar de guardia ante cualquier eventualidad que pudiese ocurrirle al personal. La realidad es que termino quedándose para siempre, primero trabajando en el puesto sanitario de Pomona (Hoy se encuentra el Hospital de Pomona), como médico rural, luego abrió su consultorio propio en la localidad de Lamarque y ya en el año 80 empezó a trabajar en el Hospital de Luis Beltrán.

Fue en este último centro, donde la dictadura le prohibió ejercer su profesión por tener antecedentes políticos dejándolo sin trabajo y sin ingresos. “Jamás dejé de ir al Hospital para atender a mis pacientes, lo hacía gratis, no podía figurar en planillas, no podía firmar, pero iba igual porque atendía a mucha gente “. Con la dictadura en caída, y por la presión de los médicos compañeros Luis fue recontratado por el Hospital. Con la vuelta de la Democracia asume la Dirección del Hospital de Luis Beltrán.

En el año 1984 empieza a viajar semanalmente a General Roca, para trabajar con  el Médico Psiquiatra Jorge Pellegrini, creador de los grupos institucionales de alcoholismo. Por aquellos años se dedicó a investigar el fenómeno de las adicciones pero no como un problema individual, si no como problemas de inducción social “Hay una sociedad que te induce por distintos motivos al consumo de sustancias” explica.

Ya en el año 1987 y habiendo realizado una especialización en psiquiatría en la Universidad Nacional de Córdoba, se radica definitivamente en General Roca. También realizó un posgrado en Terapias Cognitivas, en la Universidad Nacional de la Plata, investigando los trastornos de ansiedad, depresion y enfermedades propias de las sociedades modernas. Ese posgrado en la Universidad de la Plata, le abrió las puertas de la Docencia, y estuvo  5 años dando clases, viajando constantemente de roca a la plata. “Yo creo que la Vida es un viaje, viví siempre viajando, y si lo relaciono con la política durante 8 años fui Ministro de Gobierno en Viedma y hacia Viedma, roca, Bariloche-Viedma en 48 horas“,” El viaje ha sido una constante en mi vida”.

Su familia está conformada por sus  4 hijos, uno médico, otro ingeniero, un licenciado en comercio exterior y otro en relaciones internacionales. Lo acompaña su mujer, a quien conoció en Buenos Aires, aunque él vivía en roca. “A mi mujer la conocí en buenos aires cuando trabaje para  la Organización Panamericana de la Salud”. “Ella siempre me acompaño en mi carrera política, se crio en el seno de una familia política con raíces en el partido intransigente”.

Luis además fue presidente del Partido Intransigente, en la década del noventa. Partido fundado por Oscar Alende en el año 1972, que llego a ser tercera fuerza nacional. Fue desde el Partido Intransigente donde se conocieron con el ex Gobernador y actual Senador Nacional  Alberto Weretilneck. “Yo militaba desde Luis Beltrán y Alberto desde Cipolletti, nos conocemos hace 40 años”

“Además de mi amistad personal con Alberto, tuvimos una militancia conjunta y fuimos cultivando juntos una manera de entender la política” Desde la vuelta de la democracia siempre acompañaron al peronismo en todas las elecciones con distintos frentes, hasta ganar la gobernación en 2011 con la formula Carlos Soria- Alberto Weretilneck.

Yo soy un agradecido de la vida que pude hacer, nadie me la regalo, esto también lo defiendo”,” Veo la actividad política como una actividad de servicio, no como una actividad testimonial de denunciar porque si o de hacer discursos sin hechos”. Desde el primer día trabajó para lograr fortalecer un partido provincial, como reflejo del fenómeno del Movimiento Popular Neuquino, primero conformando el “Movimiento Patagónico Popular”, luego integro “El Encuentro de los Rionegrinos” en 2003 y  finalmente “Juntos Somos Rio Negro” en 2015.

Periodista de oficio y vocación, siempre le apasionaron los medios, la comunicación, trabajó en radio, escribió artículos, y estuvo ligado al mundo de la información, de manera paralela y conjunta con su actividad médica y política.

Cuando le consultamos sobre la visión que tiene de la ciudad de General Roca, nos manifiesta que roca es una ciudad que vivió de glorias pasadas, de una centralidad que se fue perdiendo en manos de Neuquén. Roca tiene el diario más importante de la región, tiene el canal de televisión provincial, 3 universidades de nivel, donde se conjuga la producción, la cultura, pero fue perdiendo el brillo, reflexiona.

“El gringo Soria realizo una gran transformación de la ciudad, y yo quiero reconocer en él una inteligencia política que le permitía tener una apertura hacia todos los sectores, él se sentaba  con sus adversarios”. “El gringo produjo una revolución, le devolvió el orgullo a los roquenses y comenzó a trabajar fundamentalmente en la obra pública embelleciendo la ciudad, desarrollándola”. “Él quería  recuperar el protagonismo y la presencia que alguna vez Roca supo tener”

“Martin Soria no supo, no quiso o no pudo continuar esa obra del gringo. Ninguno de los proyectos del gringo luego de casi tres periodos de sus hijos pudo ser desarrollado”, “cuando digo los proyectos que tenía el gringo, hablo de las transformaciones que le dan la identidad y la personalidad a una ciudad, y hoy en ese sentido, roca vuelve a estar apagada“. “Los hijos de Carlos Soria se fueron aislando, y no han querido o no han sabido gestionar en función de ese aislamiento, o  de esa forma de hacer política desde el rencor y la confrontación”. Di Giacomo se muestra de acuerdo con la forma de hacer política que tenía Carlos Soria, pero claramente discrepa con la gestión de Martin y Emilia Soria, haciendo eje en la falta de dialogo y en el aislamiento que considera que han adoptado como forma de gobernar los hermanos. Entre el análisis que realiza del oficialismo roquense, lo asocia o identifica al sector del kirchnerismo duro, marcando diferencias entre las gestiones soristas. “Si hay algo que no era el gringo soria, era ser kirchnerista, jamás lo fue, lo dijo, o lo expreso públicamente. Sus hijos si son fanáticos kirchneristas”.

El tema de los parques industriales es un asunto donde Di Giacomo hace hincapié, manifestando que están prácticamente vacíos, que las empresas no se han radicado, y terminan eligiendo opciones como Fernández Oro, Allen o Cervantes, para explotar la industria, por la desburocratización que ofrecen esos municipios. Con la ida de las empresas se profundiza el aislamiento de roca y la ciudad pierde centralidad. Entre las virtudes, reconoce que existe cierto grado de buenas prestaciones en materia de servicios públicos.  Luis fue concejal en la gestión de Carlos Soria y luego fue presidente del Consejo Deliberante por unos meses en el primer mandato de Martin Soria, hasta que asume como Ministro de Gobierno de la Provincia de Rio Negro bajo el Gobierno de Alberto Weretilneck.

El diputado describe el primer gobierno de Weretilnek como un periodo de dificultades importantes, “Nuestro primer gobierno contenía a un peronismo dividido, por un lado los del Evita, por otro las organizaciones sociales, los Ministros Vaca Narvaja y Paillalef, al hijo de Pichetto, porque Alberto siempre busco la posibilidad de unir a todos los sectores para llevar el Gobierno adelante. “, “Alberto demostró esa capacidad que tiene de consensuar con la gente, conduciendo sin generar violencia, sin ordenar, persuadiendo como decía Perón”.

La elección de 2015 la concibe como una elección muy dura, que se logró ganar gracias al trabajo realizado y a los consensos descriptos. Ya en 2019 considera que el partido provincial logro una consolidación, por el hecho de ganar con una candidata que no era muy conocida y una formula improvisada, a causa de lo que ocurrió con Alberto Weretilnek quien no pudo ser candidato. “Hoy somos reconocidos a nivel nacional como un partido provincial que inclusive en estas elecciones nacionales fuimos los únicos que ganamos en una provincia frente a lo que ha sido la gran grieta entre cambiemos y el frente de todos”.

El gran desafío que el Diputado Di Giacomo propone para nuestra ciudad de General Roca es el de intentar  devolverle a roca ese lugar de liderazgo regional, haciendo participe a los vecinos, a los clubes, a las asociaciones. Recuperando el poder de gestión  que dice haberse perdido en el poder ejecutivo de la ciudad. Manifiesta además desde su visión que en roca hay una política obstructiva, que no gestiona ante la provincia ni ante nación. “Nosotros gestionamos cosas, vamos con la gobernadora estamos en una relación impecable y muy buena con el gobierno nacional gestionando cosas para la provincia, sin embargo ellos jamás nos han acompañado”. “Generalmente uno gestiona con los intendentes en forma conjunta reconociendo que uno es una autoridad provincial y otra municipal”.

Di Giacomo dice que para gobernar hay que tener una visión abierta donde lo importante sean las necesidades de la gente y de su territorio, aun por encima de las  convicciones personales del que gobierne.

Sus fichas están puestas en el 2023, sin dudas, su partido se encuentra ante una gran oportunidad, aunque falta mucho tiempo para los comicios. Sin dudas su ilusión nace en esos 1600 votos de diferencia que los alejaron del sorismo roquense en las elecciones de medio término del año pasado. “Empezamos con un concejal, y estábamos a 20 puntos, hoy tenemos 3 concejales y estuvimos a 1600”. “Tenemos que buscar en roca a los vecinos que estén interesados en que la ciudad progrese y convocarlos”. “El liderazgo regional se consigue con el consenso entre varios sectores”.

Cuando le consultamos si le gustaría ser intendente de nuestra ciudad, manifestó que  esa idea no está dentro de su esquema personal. Les abre el juego a los jóvenes, considera que se requiere dinamismo para el rol, por la demanda que conlleva el cargo.

En el plano provincial, expresa que Alberto Weretilneck va a ser candidato en 2023, considera en lo personal que debería serlo, para poder consolidar definitivamente a Juntos Somos Rio Negro como un partido provincial. “Ya no somos un pequeño grupo de dirigentes, somos un nucleamiento que tiene intendentes importantes, gente que ha ocupado cargos importantes durante años y que tiene mucha juventud, y eso es una gran responsabilidad y es importante en esta argentina el tema de los liderazgos, y no hay ninguna duda que Alberto tiene un liderazgo que trasciende lo partidario. Él es el autor de esta historia que lleva a lo que significa la inauguración de un partido propio de rio negro, es joven y tiene mucha experiencia”.

Su militancia universitaria, sus tiempos de médico rural, su amistad personal de hace 40 años con el ex gobernador y actual senador Alberto Weretilneck, son un retrato de su historia política y su presente lo justifica todo. Atravesó casi todos los  escalones que aspira subir cualquier militante político. Su banca en diputados es  un premio a la constancia, al trabajo, a la formación política y profesional, y por sobre todas las cosas a la búsqueda de diálogo y consenso, mas allá de cualquier diferencia que se pueda tener o no desde lo ideologico.

Te puede interesar
Últimas noticias