#Sociedad |

Tristeza

13/06/2019

Robaron, descuartizaron y vendieron la carne de una yegua de equinoterapia

Un duro golpe para una vecina que se dedica al trabajo con niños que presentan algún tipo de discapacidad.

Robaron, descuartizaron y vendieron la carne de una yegua de equinoterapia
A

urora era un yegua especial. Cuentan que en los últimos días estuvo trabajando horas y horas con un pequeño con autismo, y ella, sin mayores indicaciones, lo seguía por todo el predio. Lo acompañaba, lo contenía. 

Había logrado captar esa atención de los niños cada vez que se subían sobre su lomo y lentamente los llevaba a dar un paseo por ese mágico mundo de la convivencia entre los chicos y los animales.

Antonella Cesarin -profesora de equinoterapia- cuenta la historia de Aurora y su voz parece quebrarse. La trajo desde Córdoba hace más de dos años tras cerrar un centro en esa ciudad y era una yegua que estaba acostumbrada a jugar al polo.

"Me la prestaron durante cuatro años y cuando me vine le dije al dueño que si no me la vendía me la traía igual porque era un animal muy especial",  recuerda en tono de broma esta joven roquense, quien tiene su centro de equinoterapia en calle Nahuel Huapi entre Castello y Viterbori.

Y así llegó a Roca con esta yegua de color blanca que el sábado a la madrugada desapareció de su establecimiento. 

Esta joven explicó que tras el robo se enteró que en los barrios aledaños a su chacra estaban comercializando carne de una yegua de color blanca y ahí supo que ese animal que tanto amor le había dedicado a los niños había terminado de la peor manera. Finalmente hizo la denuncia ante las autoridades policiales pero hasta el momento no logró mayores avances en la investigación.

Pero no es la primera vez que Antonella sufre un robo de estas características, hace unos años le habían robado a Lily, otra yegua de equinoterapia que también se transformó en carne para comercializar en las despensas barriales.

El caballo de todos

Seguramente a Aurora varios vecinos y chicos la recordarán con cariño. Este fiel animal estuvo en la ExpoRural y los pequeños disfrutaron de su compañía ya que podían acariciarla y subirse para compartir unos minutos.

Antonella recuerda que durante este tiempo con Aurora, la yegua aprendió a entender la actividad y tenía la capacidad de adaptarse a los juegos y trabajo con los niños especiales.

"Estimo que más de 2 mil chicos disfrutaron de su compañía en todos estos años. La podía manejar con un susurro. Aprendió a que la puedan montar de los dos lados, a jugar con pelotas, era una flor de yegua", se lamenta Antonella. (TodoRoca)

Dejar un comentario
 | Pase a Planta
El Sindicato logra la precarización laboral cero en el Estado provincial.
 | Fútbol
El repaso por el penal decisivo, el que le dio el triunfo a Deportivo Roca en la final de tercera división en la Liga Confluencia.
 | Ladrilleros
Hubo firma de convenio con el intendente y entregad de carnets de obras social.